Top Menu

miércoles, 9 de abril de 2014

Breve Historia del Mundial de Fútbol (3/21) 1934


El primer campeonato mundial disputado en Uruguay había superado las expectativas más halagüeñas de la época. El torneo no sólo era económica y logísticamente viable, sino que el nivel competitivo de Uruguay 1930 había sido muy alto. Y todo ello, a pesar de las numerosas bajas de equipos europeos. Con ese ambiente de optimismo se designó a Italia como sede del II Campeonato del Mundo de fútbol de 1934 en el Congreso de Estocolmo de octubre de 1932.

Italia era ya por entonces una de las principales selecciones europeas. Contaba con jugadores de gran categoría (con Giuseppe Meazza como la figura más conocida) y su campeonato liguero estaba considerado por entonces como el más competitivo de Europa junto al inglés. Además de la nacionalización de varios jugadores sudamericanos que reforzó el equipo (Monti, Orsi, Guaita, Attilio DeMaría...), la “squadra azzurra” iba a contar con un respaldo que resultaría totalmente decisivo: el del gobierno de Benito Mussolini. “Il Duce” vio en el Mundial de 1934 un formidable escaparate propagandístico de las bondades de su régimen, involucrándose hasta el punto de ejercer presión sobre el arbitraje cuando los italianos disputaron las fases decisivas del campeonato. Por las buenas o por las malas, Italia debía ser la campeona.

Hacia el remoto Uruguay partieron doce selecciones. Cuatro años después se inscribieron 32 equipos para participar en el II Mundial, lo que llevó a la primera fase de clasificación para la fase final de un Campeonato del Mundo. Algunos equipos se retiraron (Chile, Perú y Polonia dejaron vía libre a Argentina, Brasil y Checoslovaquia) e Italia fue la única selección anfitriona que tuvo que disputar una fase de clasificación –ganada con facilidad ante Grecia-. Alemania, España y Austria se perfilaron como equipos a tener en cuenta en el campeonato gracias a sus goleadas en la fase clasificatoria. La gran ausente fue la vigente campeona: la selección de Uruguay, que boicoteó los campeonatos de Italia’34 y Francia’38 en respuesta al escaso interés que las selecciones del Viejo Continente habían demostrado para participar en el primer Mundial. 
 
La selección italiana
El torneo se desarrollo con formato de eliminatorias directas al modo de un torneo de “Copa”, jugándose octavos, cuartos, semifinales y final. Italia se enfrentó a los Estados Unidos, que presentó una selección llena de italoamericanos. Los hombres de Vittorio Pozzo se deshicieron de los yanquis por un contundente 7-1 (tres goles de su delantero Schiavio). La otra goleada fue el 5-2 de Alemania a los belgas. La selección amateur argentina fue eliminada por Suecia y España –con dos goles de su goleador Lángara- eliminó a Brasil, donde ya asomaba el gran fenómeno del futuro: Leónidas. En todos los partidos de octavos los espectadores pudieron ver al menos tres goles.

El gran "Wunderteam" austríaco
Los ocho equipos clasificados para cuartos de final eran europeos. En esta fase hubo dos partidos que concitaron gran interés. Por un lado, el duelo entre Austria y Hungría (dos de las grandes candidatas que hacía no mucho vivían unidas en un sólo país), y por otro lado el enfrentamiento entre Italia y España. En Bolonia, Austria y Hungría disputaron un gran partido. Los hombres del “Wunderteam” de Hugo Meisl se adelantaron por 2-0 con goles de Horvath y Zischek, pero los magiares rozaron la remontada en la segunda mitad con un gol de Sarosi de penalti, y varias ocasiones malogradas. Austria pasó a semifinales tras ganar 2-1.

El Italia-España de Florencia fue un partido rebosante de tensión. Los italianos temían al equipo español, que tenía al considerado mejor portero del mundo en la época (el veterano Zamora), al delantero sensación de aquellos años (el oviedista Lángara) y junto a ellos un grupo de jugadores en el que destacaban sus defensas Ciríaco y Quincoces, el interior Luis Regueiro, y los extremos Iraragorri y Gorostiza. Italia tiró de la calidad de Meazza y de la rudeza de sus defensores (Monti, Allemandi, Monzeglio...) para detener a la selección española. Fue un partido dramático en el que la condescendencia del árbitro belga Baert para con las faltas locales condicionó el choque. Tras empate a uno y una prórroga sin goles, se dio por finalizado el encuentro para disputar al día siguiente un partido de desempate al que siete de los titulares españoles no pudieron presentarse por lesión. En una jugada en la que el portero español Nogués fue arrollado, Meazza marcó el gol que deshizo el desempate. El árbitro suizo Mercet se mostró igual de tendencioso en sus decisiones que lo había sido Baert el día anterior, e Italia se clasificó a costa de España. La mano de Mussolini actuaría de nuevo en semifinales y en la misma final. En los otros dos enfrentamientos de cuartos, Checoslovaquia venció a Suiza y Alemania a los suecos.

El gol de Meazza (rematando abajo), mientras un compañero arrolla al portero Nogués

Nejedly, máximo goleador en 1934
Si el Italia-España de cuartos había sido dramático y polémico, no lo sería menos la semifinal entre los anfitriones y Austria. Tal y como ocurrió ante España, Italia se adelantó con un gol polémico en el que el portero rival era golpeado. Platzer y Meazza chocaron mientras Guaita introducía el balón el la meta centroeuropea. Los intentos de empatar del “Wunderteam” se vieron frustrados por la defensa italiana y por la actuación también parcial del árbitro sueco Eklind, que obvió numerosas infracciones de los locales. Ni Sindelar, ni Bican, ni Zischek lograron batir la meta de Combi e Italia se clasificó para la final apoyándose más en la labor arbitral favorable que en su calidad. La otra semifinal enfrentó a Alemania y Checoslovaquia. Entre la fuerza física y el orden táctico de ambos equipos emergió la figura de Oldrich Nejedly -delantero centro checoslovaco y máximo goleador del II Mundial- para clasificar a su selección con sus tres goles. Posteriormente, en la final por el tercer puesto, Alemania venció por 3-2 a una selección austríaca desmotivada.

La estrella del Mundial'34 fue... Mussolini
La final congregó en el estadio romano del Partido Nacional Fascista a unas cincuenta mil personas (Mussolini incluido) el 10 de junio de 1934. Los italianos, tras superar a las a priori más difíciles España y Austria se las veían felices ante Checoslovaquia. Pero los centroeuropeos tampoco serían fáciles de batir. De hecho, durante la mayor parte del encuentro, el balón se jugó en campo italiano. Checoslovaquia dominaba el partido y confiaba en que volviera a aparecer la inspiración de Nejedly ante la defensa italiana. Sin embargo, los italianos resistían todos los ataques checoslovacos. Avanzada la segunda mitad Italia había ganado terreno pero en un contraataque el extremo Puc consiguió batir a Combi con un potente chut. Italia se vio obligada a atacar en tromba y se volcó sobre la portería de Planicka, el guardameta revelación del torneo. Diez minutos después del gol de Puc, Orsi consiguió batir la meta checoslovaca y empatar el partido. Los últimos minutos fueron una sucesión de ataques infructuosos por parte y parte que dio lugar a una prórroga. Apenas comenzada su primera mitad el delantero trasalpino Angelo Schiavio fusiló a Planicka adelantando a Italia por 2-1. El conjunto visitante había realizado un gran esfuerzo físico y este gol minó su moral. Italia “congeló” el balón y aguanto el resultado hasta el final, conquistando su primer título mundial ante el delirio general y la satisfacción del gabinete de Mussolini. Acusados durante años de haber ganado gracias a las presiones gubernamentales y a la voluntad de “Il Duce”, los italianos tendrán ocasión de reivindicarse deportivamente cuatro años después.

Rimet entrega "su" Copa al capitán italiano Meazza


Nota final: En la serie “Centenario Lángara” se pueden leer las crónicas de los partidos disputados por la Selección Española en Italia 1934, así como de los partidos de clasificación ante Portugal, relatadas por Manuel Sarmiento Birba.

España-Portugal:
http://deportesconhistoria.blogspot.com.es/2012/06/centenario-langara-212-langara-con.html
Portugal-España:
http://deportesconhistoria.blogspot.com.es/2012/06/centenario-langara-312-langara-dio-el.html
España-Brasil:
http://deportesconhistoria.blogspot.com.es/2012/06/centenario-langara-412-espana-noqueo.html
Italia-España:
http://deportesconhistoria.blogspot.com.es/2012/07/centenario-langara-512-espana-victima.html

 

0 comentarios:

Publicar un comentario